Joao Castilho: el nuevo arte fotográfico brasileño

En este blog podréis conocer de primera mano el trabajo de grandes fotógrafos. Esta primera entrevista de la Oda a Niepce servirá para descubrir a Joao Castilho, un artista que forma parte de una nueva generación de artistas brasileños “emergentes”. Un fotógrafo en continuo cambio y experimentación, que se nutre del color, la intervención y la mezcla de expresiones artísticas como forma de comunicación.

En tu trabajo, se puede ver una evolución desde una fotografía más pura, hacia una fotografía intervenida por elementos externos. ¿Cómo ha ido desarrollándose esa evolución?
Este proceso empezó cuando sentí la necesidad de tener un mayor control del contenido y el resultado final de mis fotos. Cuando empecé a pensar en la fotografía no sólo como un tipo de documentación, si no como un modo de conceptualizar. Me di cuenta que yo necesitaría actuar no solamente detrás de la cámara, si no también en frente de ella. Fue entonces cuando comencé a realizar trabajos con intervenciones efímeras en el paisaje, utilizando hilos, especias, piedras, roturas y fisuras, además de trabajos acompañados con textos.
Yo siento que mi trabajo está en constante transformación, pero todavía está centrado en la fotografía. Todo lo demás que viene, fluye desde la fotografía. Por ejemplo, si yo trabajo con vídeo o texto, es desde un punto de vista fotográfico. Si yo trabajo con intervenciones en el paisaje, son acciones que desarrollo para la cámara.


¿Te ves más cercano al concepto de fotógrafo, o estás más próximo al de artista multidisciplinar, que utiliza la fotografía como un elemento más?

Yo siento que mi trabajo está en constante transformación, pero todavía está centrado en la fotografía. Todo lo demás que viene, fluye desde la fotografía. Por ejemplo, si yo trabajo con vídeo o texto, es desde un punto de vista fotográfico. Si yo trabajo con intervenciones en el paisaje, son acciones que desarrollo para la cámara.

En este sentido, ¿cuáles son tus influencias? ¿con qué artistas te sientes más cercano?
Me siento cerca al trabajo de artistas que manejan con la intervención el paisaje, como Robert Smithson, artistas que trabajan en la frontera entre la ficción y el documento, como Cao Guimaraes, y artistas que trabajan con la repetición en la fotografía desde un modo tautológico, como Edward Ruscha. No obstante, supongo que todo lo que yo consumo con interés me influencia, literatura, cine, artes visuales, filosofía…

Tus imágenes recuerdan a ese realismo mágico literario que tan buenos frutos ha dado en Latinoamérica. ¿Ves de alguna manera su influencia como parte de una tradición artística propia de tu país y los países limítrofes?
Yo veo la influencia de la literatura en general en mi trabajo. En algunas series puede ser a través del realismo fantástico, y en otras no directamente relacionado con un estilo literario si no a una frase, o a una palabra. Estoy interesado además en otros aspectos de la literatura, como la traducción, e incluso en la idea de un libro como un objeto o la página de un libro como un paisaje.

También destacan con fuerza en tus fotografías el color saturado. ¿Responde de alguna manera tu forma de tratar el color a la idea que tenemos de Brasil, con la fuerza de la naturaleza y sus colores vivos?
Sí, aunque yo creo que los colores están dentro de la gente, más que fuera de ellos. Yo no creo que los colores fuertes necesariamente tengan que proceder de zonas tropicales. Podría ser, pero no estoy seguro. España también tiene colores intensos. Los trabajos realizados por Miguel Rio Branco en España contienen colores muy intensos y saturados, tonos cálidos, amarillos y rojos. Yo acabo de ver la última película de Pedro Almodovar y los rojos, los naranjas y azules están ahí, tan intensos como antes. Yo me pregunto si ellos están, en Almodóvar o en España.

Brasil está, podríamos decir, “de moda”. Economía emergente, Lula, Juegos Olímpicos… ¿Y cómo está el arte brasileño?. ¿Está viviendo un buen momento, al igual que el país?.
El arte brasileño está viviendo un buen momento. Algunos artistas brasileños están viendo como sus trabajos son apreciados y requeridos en el mercado internacional, realizando exposiciones en instituciones importantes y entrando en grandes colecciones. Hay nuevos museos abriendo sus puertas, y la Bienal de Sao Paulo, que en su última edición dejó un pabellón entero vacío, en protesta contra la crisis financiera y burocrática, parece resurgir. Pero todavía no puede decir si este crecimiento es real o especulativo. Sinceramente espero que sea realidad porque el arte brasileño, a pesar de las adversidades, tiene una calidad excepcional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: