John Vachon, uno de los olvidados

La célebre Farm Security Administration (FSA) y su legado visual forma parte de la historia de la fotografía. El trabajo de fotógrafos como Walker Evans, Dorothea Lange o Arthur Rothstein, capitaneados por su director Roy Striker, es de una importancia documental indudable. Durante sus años de existencia, de 1935 a 1942, el departamento de información de este organismo estadounidense se encargó de mostrar en imágenes las condiciones precarias en las que vivían un gran número de granjeros y arrendatarios del interior del país. Con una misión principalmente propagandística, el objetivo de estos fotógrafos era justificar ante la opinión pública las inversiones estatales que se realizaban en beneficio de estas personas, que representaban la cara amarga del sueño americano. Durante el tiempo de su existencia, los fotógrafos del organismo recorrieron el país de punta a punta en busca de esos desheredados, pero finalmente su trabajo acabó siendo un gran retrato de los Estados Unidos en los años previos a su participación en la Segunda Guerra Mundial, ampliando los estrechos márgenes que les habían marcado en un principio.

Entre ese equipo de fotógrafos, vamos a recordar hoy a uno de los olvidados, que no figura con letras de oro en las páginas de la historia, pero que realizó una obra que ha trascendido en el tiempo, y que aún hoy vemos con una frescura y una contemporaneidad que algunos de sus compañeros de generación más reconocidos han perdido. Se trata de John Vachon. Un dato anecdótico de su biografía es que comenzó a trabajar en la FSA como ayudante de mensajería para Roy Striker. Se dedicaba también a archivar las imágenes, a copiar los pies de foto al dorso de las fotografías y a sellarlas. Hasta ese momento, nunca había estado interesado por la fotografía, pero poco a poco, a medida que iba descubriendo la labor del equipo de la FSA, se fue introduciendo en la parte práctica y artística de este trabajo. En breve tiempo, y de la mano de Ben Shahn, empezó a descubrir los entresijos técnicos de la cámara Leica, y a sugerencia de Walker Evans, se pasó al gran formato del 8×10. Pero, por motivos presupuestarios, no fue hasta 1940 cuando empezó a realizar fotografías para el organismo oficial, no dejando de hacerlo hasta que la agencia fue absorbida en 1942 por la Oficina de Información de Guerra.

Gran parte de la originalidad de Vachon radica en el uso del color durante parte de su trabajo. Aunque las imágenes de la FSA que han trascendido han sido siempre en blanco y negro, y se nos haga difícil separar los tonos grises de estas instantáneas, también las películas en color fueron utilizadas por alguno de estos fotógrafos. En aquellos tiempos el uso del color estaba restringido a la fotografía casera y comercial, y la fotografía documental que trataba con seres humanos y que quería llegar al corazón del espectador, estaba ligada de manera absoluta al blanco y negro. Seguramente por este motivo, ese trabajo en color fue poco difundido.

También Vachon hizo uso, tanto en su trabajo en blanco y negro como en color, de una práctica innovadora de la composición y del encuadre que le aleja de sus compañeros, y le acerca al gusto de creadores más cercanos a nosotros en el tiempo. Gustaba de componer con grandes espacios dentro de las ciudades o sus periferias, mostrando las construcciones urbanas de la época, en unas imágenes, en las que, sin duda, podemos ver un antecedente del trabajo posterior de los llamados “nuevos topográficos”, como Stephen Shore o Lewis Baltz. En este sentido, es notable señalar como Vachon, más allá del fin propagandístico que tenía la empresa de la FSA, supo fijarse nuevos objetivos artísticos, seguramente no del gusto de Roy Striker, pero que sí le resultarían más estimulantes. No se limitaba a captar las condiciones míseras de la gente, si no que tenía mucho interés en reflejar también los entornos en los que se movía la población, ya fueran edificios, calles, carreteras o lugares de trabajo.

Después de terminar el trabajo en la Farm Security Administration, Vachon formó parte de la revista Life, y, durante más de 20 años fue fotógrafo para otra de las grandes publicaciones ilustradas de la época, Look.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: