La sorprendente editorial Kesselskramer

El boom de los libros de fotografía o photobooks en los últimos años, con el abaratamiento de los costes de impresión y la mayor facilidad para realizar todo el proceso de diseño y producción, ha redundado en una masiva aparición de autoediciones. Pero también nos ha deparado la aparición de pequeñas editoriales que, movidas en su mayor parte por un amor a la fotografía más que a los rendimientos financieros, han sacado a la luz joyas que de otra manera hubiera sido difícil descubrir. Entre ellas, hoy vamos a hablar de Kesselskramer Publishing.

Kesselskramer fue creada por Erik Kessels, un fotógrafo y publicista que, después de comenzar a coleccionar fotografía amateur, se dio cuenta de las posibilidades comerciales que tenían esas instantáneas de personajes anónimos, pero muy reales. El primer libro de la editorial fue fruto de la compra de un álbum de fotos en un mercadillo de Barcelona. En esas fotos, realizadas en un formato 6×6, con un impecable gusto, se repetía casi obsesivamente la figura de una mujer, fotografiada por su marido, en diferentes localizaciones. En total, alrededor de 400 fotografías, reflejo de 12 años de viajes y visitas culturales. El resultado de ello fue el libro “In Almost Every Picture #1”, con el que abrió una serie de publicaciones todas ellas realizadas a partir de fotografías anónimas compradas.

Todos ellos son una selección de los miles de álbumes familiares que Erik Kessels ha llegado a coleccionar. Antes de publicar un libro siempre consulta entre su círculo de amistades para saber cuáles de ellos pueden verdaderamente ser interesantes para los lectores. Incluso Kessels también intenta descubrir la historia que se esconde tras esas imágenes, en su mayoría anónimas. Así, a raíz de la exposición que realizó en Barcelona sobre el matrimonio de su primer libro, consiguió saber la verdadera identidad de los protagonistas, descubriendo que se trataba de un matrimonio que murió sin hijos ni familiares conocidos.

En otro de sus libros, “In Almost Every Picture#2”, en todas las diapositivas que llegaron a manos de Kessels el protagonista siempre era un taxi, en el que estaba subido una mujer, y que era fotografiado en diferentes lugares, supuestamente por el taxista. Posteriormente se descubrió por un libro de notas, donde el taxista anotaba las distancias recorridas, que siempre iba a recoger a la mujer a su domicilio ya que era minusválida.

Pero en la editorial puedes encontrar muchas más apasionantes historias como estas. Ejemplo de instantáneas caseras y/o familiares que toman la forma de un libro, y lo llenan con sus imperfecciones, sus carencias, pero también con la verdad que contienen. Al fin y al cabo, la fotografía tiene vasos comunicantes en todos los sentidos como bien se ha demostrado con los años. Y la fotografía profesional se alimenta de la artística, y esta de la amateur, y así en todas las direcciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: