La maravillosa historia de Vivian Maier

La fotografía es tan inabarcable en ocasiones, que en cualquier momento te puedes sorprender con un nuevo hallazgo. La fuerza de la imagen fija impacta como ninguna otra creación artística de una forma inmediata y directa. Más allá del origen o la intención del fotógrafo. Y en este aspecto, y debido al acceso democrático y popular al medio, el alcance puede traspasar cualquier barrera. Puede ser la creación reposada de un extraordinario artista del medio o la modesta y sincera instantánea de un aficionado.

Pero casos como el de Vivian Maier desde luego que no son tan fáciles de encontrar. Una fotógrafa desconocida que, cuando ya estaba al borde de la muerte, es descubierta por un historiador, John Maloof, después de comprar miles de negativos en una pequeña subasta de antigüedades. Así, y gracias a algunos datos que aparecen en los sobres de las imágenes, descubre su nombre, y conoce que es una anciana enferma a la que sería difícil ya visitar. Aunque, poco a poco, y gracias a la ayuda de diferentes conocidos de Vivian Maier, empieza a reconstruir su vida. La historia de una joven estadounidense, nacida en 1926, que creció en Francia, y que retornó a los Estados Unidos en la década de los 50, y que pasó la mayor parte de su vida en Chicago, trabajando como niñera.

Y, detrás de esa vida que se podría considerar sencilla y anodina, descansaba una mente curiosa y un ojo creativo para todo lo que le rodeaba. Algo que plasmaba en imágenes gracias a un intenso amor hacia la cámara fotográfica. Su Rolleiflex le acompañaba durante los paseos por la ciudad o los numerosos viajes que realizó, y seguramente siempre iba con ella allá donde fuese. Todo atraía su curiosidad. Los juegos de los niños, los paisajes, los reflejos de los escaparates o las mujeres en un día de compra, nada escapaba a su cámara, siempre alerta.

De esta manera, Maier acumuló un trabajo inmenso que llega prácticamente a los 100.000 negativos, realizados en su mayor parte en blanco y negro, aunque también tiene una importante colección en color. Un conjunto de imágenes que muestra la labor de una gran “fotógrafa de calle” de difícil catalogación. Fotografías más formales y racionales, conviven con otras de difíciles encuadres y confusas que composiciones, que podrían haber salido perfectamente del gran Lee Friedlander. Es difícil decir si conocía a los grandes fotógrafos de la época, ya que no lo podemos saber de primera mano, pero da la impresión de que así es, y que muchos de ellos pusieron un pequeño granito de arena en su obra. Algo que, claro está, no le resta valor, ya que lo complementa con una instintiva forma de ver el mundo a través de la fotografía.

Pero, por encima incluso de su indudable alcance, lo más apasionante es pensar en una persona que estuvo durante toda su vida haciendo fotografías, y documentando la vida que veía alrededor, sin las grandes pretensiones ni la ambición de trascender con su trabajo. Al menos, no hay constatación de que ella intentara mostrar ese trabajo al mundo. Al revés, lo tenía prácticamente oculto, sólo para deleite de sus ojos. Seguramente, en una pequeña habitación del Chicago de la época, Maier repasaba sus copias en papel, disfrutando de los instantes que había conseguido atrapar, y reiría, y se emocionaría hasta llorar, viendo toda la magia que es capaz de captar una cámara.

La obra de la fotógrafa norteamericana ha sido expuesta ya en numerosos países, y está en proceso de elaboración un libro con su trabajo. Además en un blog, el propietario de las imágenes, John Maloof, va subiendo cada cierto tiempo fotografías de ella, para deleite de todos. Ahora su objetivo es encontrar una institución, o crear una fundación, que se ocupe de la conservación y la divulgación de todo este legado.

Anuncios

2 pensamientos en “La maravillosa historia de Vivian Maier

  1. […] momento, tenemos el antecedente de Vivian Maier, esa niñera que ha asombrado al mundo con la calidad de sus imágenes. De Draper hemos visto […]

  2. […] hemos contado en el blog la increíble historia de Vivian Maier, la niñera que pasó gran parte de su vida haciendo fotografías, y que no fue descubierta hasta […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: