Archivos Mensuales: octubre 2012

“Desert Cantos”, la obra épica de Richard Misrach

Un proyecto fotográfico puede llevarte días, meses, años o casi toda una vida. Este último caso es el de Richard Misrach con su obra “Desert Cantos”. Un trabajo que comenzó allá por 1979 y que le ha llevado a fotografiar el desierto norteamericano durante más de dos décadas, en lo que sin duda se ha convertido en uno de los ensayos fotográficos más importantes del siglo XX.

Otro día podremos analizar la biografía y la profundidad de la obra de Misrach, pero hoy nos vamos a centrar en ese verdadero poema épico que el artista norteamericano ha ido construyendo durante todo este tiempo. Y nos referimos a este trabajo como poema épico, de la manera más apropiada en este caso, por la propia inspiración de Misrach, que, llevado por los escritos de Ezra Pound, decidió ir elaborando las piezas de este conjunto como los cantos en los que se divide este tipo de obra literaria.

En los recuerdos de las vacaciones familiares de Richard Misrach, encontramos el inicio de su fascinación por el desierto, como lugar mágico donde la luz, la soledad y el silencio se funden hasta completar un equilibrio seductor para todo aquel que procede de una gran metrópoli, como en su caso, Los Ángeles. Y sobre este gran escenario ha plasmado una personalidad artística que se mueve entre la frontera de lo metafórico y lo social, del interés cultural y las preocupaciones políticas de nuestro tiempo.

Y si en otros fotógrafos, como Edward Burtynsky, encontramos esos mismos intereses por la transformación del paisaje por la mano del hombre, sea del tipo que sea, en Misrach todo queda tamizado por una visión más espiritual y menos evidente. Aunque a  lo largo de los 28 cantos que ha ido elaborando durante todos estos años, sí encontramos piezas definidas y directas, siempre descubrimos la mano de un creador encarnado más en la mano de un poeta que en la de un documentalista.

E incluso podríamos ir más allá, comparándolo con el gran paisajista romántico norteamericano, Ansel Adams, con el que comparte ese amor por la naturaleza y ese uso de la cámara de gran formato de 8×10 pulgadas para plasmar toda esa inmensidad con la máxima información y detalle. Pero donde en Adams es blanco y negro, en Misrach es color. Y donde en Adams es una naturaleza prístina e idealizada, en Misrach el desierto se muestra tal como es, modificado por una civilización del siglo XX que ha dejado su sello en forma de gasolineras, luces de neón, restaurantes de carretera, urbanizaciones sin fin y otra serie de estragos.

The Terrain, The Event, The Flood, The Fires, The War, The Pit, Desert Seas… son algunos de los títulos de estos cantos, varios de los cuales se componen de unas pocas fotografías, y otros abarcan decenas de imágenes. A medida que iba finalizando estas piezas, Misrach iba publicándolas en forma de libros, desgranados durante el transcurso de más de veinte años.

Unas veces centra su atención en los efectos de las pruebas militares del ejército estadounidense en el desierto, y en otras ocasiones, su ojo se deja embriagar más por la parte emocional de su cerebro, con temas menos acotados. Pero siempre está presente una exuberante riqueza sensorial y un misterio que emana de la compleja sencillez en la que se convierte una fotografía cuando su creador conoce todas las posibilidades del medio. Y además, Misrach sabe conseguir unas imágenes formalmente atractivas, donde el cuidado de la luz, la estructura y la composición no son dejados nunca de lado.

Las fotografías seleccionadas a continuación forman parte de diferentes piezas de “Desert Cantos”:

La frase fotográfica de los martes

Una buena foto debe conseguir mostrar parte de la personalidad de quien la toma.”

Ivo Saglietti.

 

Prepárate para los Sony World Photography Awards 2013

Los premios organizados por el gigante tecnológico japonés se han convertido en unos de los más importantes a nivel mundial. En pocos años, y ante un panorama económicamente no muy alentador, los Sony World Photography Awards, gracias al apoyo publicitario de Sony y a unos interesantes premios económicos, han atraído a miles de fotógrafos de todo el mundo, y a un buen número de reconocidos profesionales de larga trayectoria.

No hay nada más que ver el listado de ganadores del año pasado, para darse cuenta que son unos galardones de prestigio. Donald Weber, Rob Hornstra, Simon Norfolk, Mitch Dobrowner, David Airob… primeros espadas del  fotoperiodismo, la fotografía artística o la fotografía documental que no renuncian a participar en un concurso abierto a cualquiera.

Pero no hay que asustarse si te animas a participar, ya que estos premios tiene dos divisiones, una para fotógrafos amateurs y otra para profesionales. E incluso hay un premio para trabajos 3D y otro para personas menores de 19 años. Para todos ellos la inscripción se podrá realizar  hasta el 4 de enero de 2013. En cambio, en el apartado profesional, la participación estará abierta hasta el 9 de Enero de 2013.

Dentro de cada zona, podrás encontrar diferentes categorías en las que poder tomar parte, desde deporte, moda o paisaje, hasta fotografía conceptual . En total, 15 categorías en el lado profesional y 10 en el amateur. Diferencias en el número de categorías y también en otros aspectos, ya que en el profesional se buscan especialmente proyectos y series fotográficas, mientras que en la parte amateur, puedes participar con fotografías individuales.

En cuanto a los premios, el ganador del mejor trabajo general dentro de la categoría profesional recibirá el título de “Sony World Photography Awards Photographer of The Year”, junto con 25.000 dólares, una cámara Sony SLR totalmente equipada, ingreso en la “World Photographic Academy”, y la exposición de la imagen ganadora junto con 25 fotografías más en la ceremonia de entrega de premios, que tendrá lugar en abril de 2013. Para la categoría amateur también habrá exposiciones y reconocimiento, pero la suma de dinero será de 5.000 dólares.

Para participar, tienes que registrarte en la web del concurso, elegir la zona y la categoría, y subir las imágenes requeridas según seas aficionado o profesional: http://es.worldphoto.org/competitions/

Alguno de los ganadores de los Sony World Photography Awards 2012:

Mitch Dobrowner, ganador de la categoría profesional de paisaje y nombrado fotógrafo del año

Rob Hornstra, ganador de la categoría profesional de arte y cultura

Irina Werning, ganadora de la categoría profesional de retrato

David Airob, ganador de la categoría profesional de arquitectura

Donald Weber, ganador de la categoría profesional de temas de actualidad

De papel y tinta: Sleeping by the Mississippi

No hay duda que Alec Soth es uno de los fotógrafos más influyentes de la última década. Sin inventar nada, como él mismo ha señalado en alguna ocasión, ha sido capaz de recoger la tradición de los más personales documentalistas para presentarnos en sus fotografías la realidad de un mundo cada vez más individualista y desilusionado. Una sociedad que cada vez cree en menos cosas, y opta en muchos casos por refugiarse en mundos que beben de la nostalgia y la soledad.

El fotógrafo de Minneapolis, nacido en 1969, se dio a conocer con lo que significó un auténtico bombazo dentro del hoy florido panorama del libro fotográfico. Y sin duda que este libro, “Sleeping by the Mississippi”, publicado en 2004, ayudó a dar los primeros pasos de ese renacer que estamos viviendo del fotolibro, figurando hoy en un lugar destacado dentro de cualquier feria o festival que se precie.

Observando el primer gran libro de Soth, nos vienen a la memoria esos referentes presentes en su trabajo y en el de otros grandes de la fotografía contemporánea, como  “American Prospects”, de Joel Sternfeld o “Uncommon Places”, de Stephen Shore, recogiendo esa gran estirpe norteamericana de documentalistas de la “cara b” del sueño americano. De ese sueño americano que poco tiene que ver con Hollywood y sí con unos Estados Unidos más reales y menos idealizados.

Pero, a diferencia de éstos, el trabajo de Soth es aún más lírico y narrativo que documental. Al ver ese río Mississippi que nos presenta, y los lugares y personas que se asientan en su ribera, la idea que pudiéramos llevarnos de todo ello estaría muy alejada de lo que sería un estudio mínimamente científico del lugar. A lo largo de sus páginas, las fotografías deben ser interpretadas desde una base emocional, e interconectadas con las otras partiendo de detalles, luces o espacios que permiten darle una entidad total al trabajo.

Retratos, bodegones, paisajes… la mezcla de géneros se sucede a medida que avanzamos por las páginas de “Sleeping by the Mississippi”. Pero donde en otros casos podría chocar e incluso repeler este conjunto amplio de elementos, aquí  nada sobra y todo encaja si somos capaces de no quedarnos en la superficie de las imágenes.

Y precisamente la narración es una de las grandes preocupaciones de Soth y de otros autores que quieren que sus libros vayan más allá del mero muestrario de fotografías. Superar las “limitaciones” de las imágenes fijas, aprovechando todas las ventajas que puede tener la fotografía también dentro de un lenguaje propio, que poco tiene que ver con el escrito, pero que puede ser tan hondo o más que él.

Y si hay algo consustancial a la fotografía, es la nostalgia de algo que forma parte del recuerdo y la memoria. Y en los personajes de Soth, vemos la nostalgia de los sueños rotos y de las esperanzas incumplidas. Y en los objetos y lugares que fotografió a lo largo del legendario río Mississippi, denotamos una presencia humana, más o menos evidente, pero siempre impregnada por un aire evocador que se transmite de forma sutil, pero con un resultado intenso según recorremos las diferentes imágenes.

“Sleeping by the Mississippi” puede servirnos para ser conscientes de todas las posibilidades que tiene la fotografía como manera de expresar nuestra personal visión de una realidad concreta y de transmitir una historia sin la ayuda de la palabra escrita. Aunque seguramente habrá quien diga que quedan demasiados lazos que tiene que anudar el lector para poder hilvanar una narración a través de la fotografía, cuando la fotografía bordea la lírica, nadie dijo que descifrar un poema sea siempre fácil. Igual que en la fotografía, muchas veces hay que detenerse, observar, fijarse y dejarse llevar por los sentimientos que emanan de la razón, pero también del corazón.

Todas las fotografías pertenecen al libro “Sleeping by the Mississippi”, de Alec Soth.

La fotografía llega a Tarragona con el Festival Scan

Para todos los que pudimos asistir en alguna ocasión, como en mi caso el año pasado, seleccionado dentro de la sección El Pati de la Llotja, el Festival Emergent Lleida forma parte de los buenos recuerdos relacionados con la fotografía. Una ilusión desbordante, acompañado de una buena selección de contenidos, otorgaron a este festival catalán el merecido título de ser el máximo exponente de la “nueva fotografía” en España.

Lamentablemente, 2011 fue su última edición, víctima de la crisis económica y de unos patrocinios necesarios para continuar un festival que pretendía conseguir una calidad de contenidos que requiere de una base monetaria sobre la que asentarse. Pero la pasión por la fotografía sigue presente en Cataluña, siguiendo una tradición envidiable en otras partes del estado, y este año el Festival Scan Tarragona continúa con una apuesta original y moderna, e incluso más fuerte, después de la desaparición de la cita ilerdense.

Hoy se inaugura un festival que se convierte un año más en una buena plataforma para contemplar propuestas contemporáneas que no encontraremos en los circuitos más establecidos. La exposición Talent Latent, el visionado de porfolios de la sección Full Contact, con un “tatami” dialéctico dirigido por Fosi Vegue y Julián Barón, del colectivo BlankPaper, conferencias, talleres… todo lo que se espera de un buen festival lo encontraremos en Tarragona desde hoy hasta el domingo, prolongándose las exposiciones hasta finales de Diciembre.

Página web del Festival Scan Tarragona: http://www.scan.cat

Y algunos de los fotógrafos cuyos trabajos podremos ver en la exposición Talent Latent, con propuestas muy diferentes:

Clare Gallagher


Sebastián Liste


Dorotheé Smith


Salvi Danés

Conferencia de Martin Parr en Madrid

Sin duda que uno de los autores más influyentes en la fotografía contemporánea es Martin Parr. Y no sólo por su labor como fotógrafo, sino también por su indudable dedicación al estudio y difusión de los libros fotográficos, y su trabajo como comisario, profesor, crítico y teórico de la imagen fija. Incisivo e irónico como sus fotografías, Parr siempre que habla deja alguna sentencia que podemos transformar en un consejo hacia nuestro propio trabajo y nuestra forma de enfrentarnos al mundo que nos rodea.

Para los que vivan en Madrid, esta semana tenemos una gran oportunidad de conocer de primera mano sus reflexiones, ya que participará en Matadero Madrid, dentro de Estampa 2012, en una conferencia que lleva el título de “Nuevas Plataformas para la Fotografía Contemporánea”.  La mesa redonda será presentada por Chema de Francisco, Director de Estampa Arte Múltiple y Moritz Neumüller, Director del Máster de Fotografía del IED. Junto a Martin Parr, los comisarios de fotografía Alejandro Castellote y Sema D´Acosta, además de Eric Stephanian, joven artista armenio formado en la segunda edición del Máster de Fotografía de Autor, plantearán la mesa redonda con la participación del público.

La entrada es libre, y se celebrará este jueves, 25 de Octubre, a las 20:00.

Image
Martin Parr, en uno de sus autorretratos.