Photo League: La conciencia social en la fotografía

Hubo una generación de fotógrafos que todavía creía que se podía cambiar la sociedad a través de las imágenes. Un ideal que les movió a fundar lo que ha sido una de las grandes asociaciones de fotógrafos, que simbolizó durante muchos años el espíritu de un tiempo y el impulso creador de un humanismo que quería utilizar la imagen como arma de denuncia. Esa asociación se llamó Photo League, utilizó como escenario Nueva York, y estuvo activa entre los años 1936 y 1951.

Su creación estuvo inspirada en la Asociación de Fotógrafos de Trabajadores Alemanes, creada en 1926, y en un principio se llamó Film and Photo League. Eran años dramáticos y convulsos en los Estados Unidos, después de la Gran Depresión de 1929, y los creadores de este colectivo se propusieron como objetivo documentar las condiciones de la clase trabajadora, que estaba sufriendo las consecuencias de la crisis económica, y servir de plataforma para la consecución de mejoras en su situación. Aunque esa carga política, dentro de unas ideas que siempre permanecieron progresistas, se fue relajando con el tiempo.

En 1936 la asociación se dividió entre cineastas y fotógrafos, y Paul Strand y Berenice Abbott, dos de los fundadores, decidieron renombrar al grupo como, simplemente, Photo League.  A lo largo de los 15 años de existencia del colectivo, numerosos fotógrafos pertenecieron o apoyaron, en mayor o menor medida, sus actividades. Podríamos citar a Aaron Siskind, Weegee, W.Eugene Smith, Helen Levitt, Arthur Rothstein, Lisette Model, Robert Frank, Richard Avedon, Ansel Adams, Minor White o Edward Weston. Prácticamente, lo mejor de la fotografía norteamericana de la época, estuvieran o no envueltos dentro de lo que podríamos llamar documentalismo social, y una serie de fotógrafos no tan conocidos pero con imágenes muy valiosas.

En el embrión de sus ideas estaba ante todo la honestidad. Ser honestos con el mundo que les había tocado vivir, y trasladar esa realidad de manera fidedigna a las fotografías. Sentían muy fuerte la referencia y la influencia de Lewis Hine con su trabajo sobre el trabajo infantil. De la misma manera, colocaban los aspectos formales como aspectos secundarios de la fotografía, dando prioridad a los elementos documentales, que mostraran de una forma clara e inteligible la realidad del Nueva York de la época, con toda su crudeza. Pero, indudablemente, repasando el trabajo realizado, podemos ver también un cuidado estético notable, donde la luz, la composición y el encuadre también son valorados para producir un conjunto más impactante.

Entre los proyectos fotográficos más interesantes que realizaron de forma grupal, destaca “The Harlem Document” (1936-1940), que tuvo como protagonista ese conocido barrio neoyorkino, donde las condiciones de gran parte de la población eran muy precarias. Diez fotógrafos estuvieron retratando el barrio durante cuatro años, realizando un trabajo que luego fue ampliamente difundido con numerosas exposiciones en Nueva York. Un trabajo importante, pero también controvertido por la estereotipación de los habitantes de Harlem que veían muchos en ese proyecto.

Aparte de esa labor, las actividades del colectivo se manifestaron de diversas maneras. Tenían locales donde se exponía la obra de diversos autores, publicaban un boletín llamado “Photo Notes”  de distribución gratuita, y desarrollaban una importante labor docente de la fotografía. Por su escuela pasaron más de mil estudiantes, atraídos por profesores como Sid Grossman y con unos precios que procuraban ser accesibles para todos los públicos. El espíritu de la escuela era crear fotógrafos que se implicasen con el mundo que les había tocado vivir, para conseguir ser profundos y trascendentes.

El final de la Photo League tuvo como origen la siniestra “caza de brujas” del senador MacCarthy, fruto de la cual la asociación fue calificada como “subversiva y anti-americana”. La declaración de Angela Calomiris, agente infiltrada por el FBI, en 1949, testificando que la Photo League formaba parte del Partido Comunista, supuso su sentencia de muerte, terminando por desaparecer en 1951. Aunque durante mucho tiempo su importancia fue ninguneada, en los últimos años se ha vuelto a recuperar su valor con una serie de exposiciones que han puesto de manifiesto la importancia de la Photo League dentro de la fotografía documental de la primera mitad del siglo XX.

berenice-abbott-photo-league

© Berenice Abott

jerome-liebling-butterfly-boy-1949-photo-league

© Jerome Liebling

jerome-liebling-may-day-1948-photo-league

© Jerome Liebling

lisette-model-photo-league-new-york

© Lisette Model

Marvin-e-Newman-1951-photo-league

© Marvin E. Newman

sid-grossman-coney-island-1947-photo-league

© Sid Grossman

Un pensamiento en “Photo League: La conciencia social en la fotografía

  1. […]         A diferencia de lo que sucedía en los años 30 con la Photo League americana, o la Arbeiter-Illustrierte-Zeitung o AIZ (“El Periódico Ilustrado de los […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: