Una fotografía: Autorretrato, de Katharina Eleonore Behrend

katharina-eleonore-behrend-nude-desnudo-01

Cuando vi este autorretrato de Katharina Eleonore Behrend (1888-1973) desnuda, rápidamente vinieron a mi cabeza las imágenes de Francesca Woodman, en las que juega también con su cuerpo, pero tal vez de una manera más esquiva y metafórica. Aquí Katharina se nos muestra orgullosa, altiva, autoafirmándose como mujer y como artista, en una época todavía nada fácil para quienes mostraban su invidualismo de esta manera. Y es que esta fotografía está realizada en 1908, casi setenta años antes de que Woodman comenzara a experimentar con la imagen y su cuerpo.

Katharina Eleonore Behrend utilizó la fotografía como diario fotográfico, y sus imágenes comprenden numerosas instantáneas de momentos de ocio, viajes y retratos, en lo que parece ser la vida de una mujer con carácter, pero que no dejaba de ser la esposa de un industrial, con todas las limitaciones propias de la época. A pesar de ello, se trataba de una personalidad moderna, de la que da fe la imagen que nos sirve para ilustrar esta entrada del blog, y el hecho de pertenecer a una sociedad nudista alemana, a alguno de cuyos socios también fotografió desnudo.

Se trata de una de las primeras fotografías donde el cuerpo de una mujer es visto por los ojos de una mujer, algo que todavía resulta extraño cuando hacemos un repaso a los artistas contemporáneos que han tratado el desnudo femenino. Lo que dota a esta imagen todavía de una mayor fuerza, y a esta fotógrafa holandesa de un valor que trasciende el hecho artístico, para convertirse en un símbolo de una “nueva mujer” que emergía a comienzos del siglo XX, y que buscaba hacerse un espacio dentro de todos los estamentos sociales, económicos y culturales. Y, viendo cómo transcurrió el siglo pasado, no podemos decir que esa lucha haya quedado plenamente superada; de la misma manera que en el mundo del arte, por mucho que una necesaria modernidad se presuponga a algo que debería ser ejemplo de libertad e igualdad.

Curiosamente, en esa misma época, dos años antes, en 1906, otra gran artista de la fotografía, con una carrera más extensa y conocida, como Imogen Cunninghan, se autorretrataba también desnuda. Pero, en este caso, de una manera más recatada, propio de una personalidad más estética, que también fue un ejemplo de superación de condicionantes sociales, pero que no trasciende en esta imagen de una manera tan firme y sincera, casi desafiante, como en el caso de Katharina Eleonore Behrend.

imogen-cunningham-desnudo-nude-Autorretrato

© Imogen Cunninghan

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: