Una fotografía: “Bal Musette”, de Germaine Krull

germaine_krull

Siempre me ha maravillado esta fotografía de Germaine Krull (1897-1985), realizada en 1928, y que lleva el título de “Bal Musette”. Y me ha fascinado porque resume en gran parte dos de los pilares mágicos que posee la fotografía. Por una parte, su capacidad para atrapar el tiempo, para detener un momento, para agarrar la memoria y traernos al presente, el pasado, la nostalgia evocadora de vidas ya muertas, y que resucitan ante nuestros ojos y ante nuestra mente, de manera ilusoria, pero con la intensidad de la que seamos capaces de transmitir. Y por otra, la capacidad que tiene para estimular la imaginación del espectador, que se convierte en escritor de vidas ajenas, en narrador de historias, partiendo de miradas y gestos, a los que añadimos significados, a los que dotamos de palabras que no existen en la imagen, en un relato tan verdadero como incierto, pero siempre estimulante.

En este caso, las miradas se asoman a la cámara, bajo el regazo de la barra de un bar, y nos contemplan de una manera triste, taciturna y melancólica. Lo que debía ser una espacio para el ocio y la diversión, como los salones de baile del París de los años 20, se convierte aquí en un refugio, en una cuerda donde se agarran los supervivientes de lo que parece una naufragio, tal vez de deseos incumplidos, de amores no correspondidos, o de futuros prometedores, que acabaron sólo en eso, en promesas. Cada persona que se cuela en el encuadre de esta imagen podría servirnos para escribir una pequeña o gran novela. Incluso ese ojo que se asoma en la parte de la derecha, serio y abstraído, podría ser una pista para trazar el sendero que le ha llevado a este refugio, donde las caretas se han caído, donde los rostros se nos muestran sin la máscara de triunfo que todos intentamos proyectar.

Hasta aquí, lo que vemos, lo que vi, lo que queremos ver. Como tantas otras veces ocurre en una fotografía, aunque en este caso, la gran Germaine Krull fue capaz de atrapar uno de esos “momentos decisivos”, silentes, fríos, donde no ocurre nada, pero muchas cosas salen a la luz.

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: