Archivo de la categoría: Las mil caras de

Las mil caras de… Andy Warhol

Andy Warhol (Pittsburgh, 1928 – Nueva York, 1987) fue uno de los grandes nombres del siglo XX. Un artista polifacético, que descubrió el poder de la cultura de masas en la sociedad occidental, aplicándolo al arte, y utilizando su imagen como propia construcción y obra, de tal manera que es muy difícil desligar al personaje de su creación. Ideó una fábrica de arte (“The Factory”), que aglutinó a los artistas más irreverentes del Nueva York de los años 60 y 70, produciendo desde películas a pinturas, esculturas o serigrafías. Todo bajo el exitoso sello de Warhol, que personificó el nexo de unión entre la cultura underground y la alta sociedad de la época. Fuera para una entrevista o unas fotografías, Warhol siempre daba juego, e importantes fotógrafos lograron inmortalizarlo.

1963-andy-warhol-steve-schapiro

© Steve Schapiro, 1963

1965-andy-warhol-stephen-shore

© Stephen Shore, 1965

1968-andy-warhol-philippe-halsman

© Philippe Halsman, 1968

1968b-andy-warhol-philippe-halsman

© Philippe Halsman, 1968

1968c-andy-warhol-philippe-halsman

© Philippe Halsman, 1968

1968d-andy-warhol-philippe-halsman

© Philippe Halsman, 1968

1969-andy-warhol-richard-avedon

© Richard Avedon, 1969

1969b-andy-warhol-richard-avedon

© Richard Avedon, 1969

1969c-andy-warhol-richard-avedon

© Richard Avedon, 1969

1969d-andy-warhol-richard-avedon

© Richard Avedon, 1969

1973-andy-warhol-arnold-newman

© Arnold Newman, 1973

1979-andy-warhol-yousuf-karsh

© Yousuf Karsh, 1979

Andy Warhol, photographed by Steve Wood

© Steve Wood, 1981

1981-andy-warhol-thomas-hoepker

© Thomas Hoepker, 1981

1981b-andy-warhol-thomas-hoepker

© Thomas Hoepker, 1981

1983-andy-warhol-robert-mapplethorpe

© Robert Mapplethorpe, 1983

Andy Warhol 1983, printed 1990 by Robert Mapplethorpe 1946-1989

© Robert Mapplethorpe, 1983

1985-andy-warhol-greg-gorman

© Greg Norman, 1985

1986-andy-warhol-elliott-erwitt

© Elliott Erwitt, 1986

Andy Warhol 1986 by Robert Mapplethorpe 1946-1989

© Robert Mapplethorpe, 1986

1987-andy-warhol-david-lachapelle

© David Lachapelle, 1987

Las mil caras de… Marlon Brando

A diferencia de otras grandes estrellas de cine, Marlon Brando (1924-2004), siempre se mostró huidizo a la hora de aparecer en entrevistas y fotografías, y su carácter indomable chocaba con los departamentos de comunicación y marketing de las grandes productoras. Recluido gran parte de su vida en una isla que compró en Tahití en 1966, sus apariciones públicas se limitaron desde aquella época a interpretar los papeles de todo tipo que llegaban a sus manos, unos con más éxito que otros.

De esta manera, los retratos que se conservan de Brando son en su mayoría fotografías fijas de obras de teatro y películas. Entre los que calificaríamos como posados, tal vez las dos series más conocidas son las que le hicieron Philippe Halsman, y Mary Ellen Mark. La de Halsman, para la revista Life, en el nacimiento de su carrera, en 1950, y las firmadas por la fotógrafa estadounidense, realizadas durante el rodaje de Apocalypse Now,  en ese resurgimiento que vivió Brando en los años 70, en gran parte de la mano de Francis Ford Coppola.

También recojo el conocido retrato firmado por Richard Avedon, otro de los pocos grandes que consiguió inmortalizar al actor, y las curiosas instantáneas que tienen como otro protagonista al “paparazzi” Ron Galella. Una realizada por él, y otra en la que aparece junto a Brando, con un casco de fútbol americano. Curiosa imagen que tuvo como origen el puñetazo que el actor norteamericano le asestó a la salida de un restaurante, y que le costó a Galella una rotura de mandíbula y varios dientes.

marlon-brando-Philippe-Halsman-01

© Philippe Halsman

marlon-brando-Philippe-Halsman-02

© Philippe Halsman

marlon-brando-Philippe-Halsman-03

© Philippe Halsman

marlon-brando-Philippe-Halsman-04

© Philippe Halsman

richard_avedon_marlon_brando

© Richard Avedon

marlon-brando-ron-galella-01

© Ron Galella

marlon-brando-ron-galella-02

Marlon-Brando-mary-ellen-mark-01

© Mary Ellen Mark

Marlon-Brando-mary-ellen-mark-02

© Mary Ellen Mark

Marlon-Brando-mary-ellen-mark-03

© Mary Ellen Mark

Marlon-Brando-mary-ellen-mark-04

© Mary Ellen Mark

Las mil caras de… Alberto Giacometti

El escultor y pintor suizo, Alberto Giacometti, una de las figuras artísticas más importantes del siglo XX, se encontró durante su carrera con la cámara de grandes fotógrafos. Sin duda, el que más le fotografió fue Henri Cartier-Bresson, amigo de Giacometti desde los años 30, cuando le conoció en París, y cuyas fotografías a lo largo de su estrecho vínculo en el tiempo dieron como resultado incluso un libro que recoge buena parte de sus mejores retratos. Imágenes donde el silencioso e introspectivo estilo de Cartier-Bresson, siempre intentando sacar “el yo interior” de sus retratados, dejaron para la historia unas interesantes y reflexivas huellas del artista suizo.

Pero también los dos grandes retratistas norteamericanos de la época, Richard Avedon e Irving Penn, tuvieron la oportunidad de inmortalizar a Giacometti, con la austeridad y rica sencillez que utilizaban en su “lucha” contra aquellos que se colocaban delante de sus objetivos. De igual manera, también podemos encontrar entre los retratos, el estilo dramático de Yousuf Karsh, y la firma de nombres como Brassai, Gordon Parks, René Burri o Arnold Newman, entre los que alguna vez retrataron a Alberto Giacometti.

Alberto-Giacometti-brassai-1948

© Brassai (1948)

alberto-giacometti-gordon-parks-fotografia-1951

© Gordon Parks (1951)

alberto-giacometti-gordon-parks-fotografia-1951-02

© Gordon Parks (1951)

alberto-giacometti-gordon-parks-fotografia-1951-03

© Gordon Parks (1951)

Portrait of Scupltor Alberto Giacometti

© Arnold Newman (1954)

franz-hubmann-alberto-giacometti-fotografia-1951

© Franz Hubbmann (1957)

Alberto-Giacometti-cartier-bresson-1958

© Henri Cartier-Bresson (1958)

Alberto-Giacometti-rene-burri-1960

© René Burri (1960)

alberto-giacometti-rene-burri-1960-02

© René Burri (1960)

Alberto-Giacometti-cartier-bresson-1961-01

© Henri Cartier-Bresson (1961)

Alberto-Giacometti-cartier-bresson-1961-02

© Henri Cartier-Bresson (1961)

Alberto-Giacometti-cartier-bresson-1961-03

© Henri Cartier-Bresson (1961)

Alberto-Giacometti-Jean-Mounicq-1961

© Jean Mounicq (1961)

alberto-giacometti-richard-avedon-fotografia-1965

© Richard Avedon (1965)

Alberto-Giacometti-bo-boustedt-1965

© Bo Boustedt (1965)

alberto-giacometti-yousuf-karsh-fotografia-1965

© Yousuf Karsh (1965)

alberto-giacometti-irving-penn-fotografia-1965

© Irving Penn (1965)

Las mil caras de… Barack Obama

Como otros presidentes de los Estados Unidos a lo largo de la historia, Barack Obama ha sido ampliamente retratado durante su mandato. Pero, en su caso, y dado el gancho y la popularidad que ha impulsado su carrera política, la atracción de los medios hacia él y el indudable atractivo que ha supuesto, le han aupado a convertirse en uno de los mandatarios más populares de los últimos tiempos. Tiene carisma, ha sabido sacarle partido, y los posados que le han realizado dan fe de ello. Es capaz de mostrarse natural, reflexivo o distante, y hacerlo de manera creíble, con un control del gesto, propio de una cultura tan visual como la americana, y que tan chocante nos resulta aquí. Desde Richard Avedon, cuando todavía no era presidente, hasta los más importantes retratistas editoriales de hoy en día, como Nadav Kander, Martin Schoeller y Platon, le han inmortalizado para revistas como Time, GQ, Rolling Stone o Esquire. Y es que nadie escapa al magnetismo de Barack Obama, ya sean publicaciones de música, celebridades, política o moda. Aquí podemos ver una selección:

fotografia-barack-obama-richard-avedon-01

© Richard Avedon

cover.digital version.indd

© Nadav Kander

fotografia-barack-obama-nadav-kander-01

© Nadav Kander

fotografia-barack-obama-nadav-kander-03

© Nadav Kander

fotografia-barack-obama-terry-richardson-01

© Terry Richardson

fotografia-barack-obama-terry-richardson-02

© Terry Richardson

fotografia-barack-obama-terry-richardson-03

© Terry Richardson

fotografia-barack-obama-terry-richardson-04

© Terry Richardson

fotografia-barack-obama-martin-schoeller-01

© Martin Schoeller

fotografia-barack-obama-pete-souza-01

© Pete Souza

fotografia-barack-obama-brigitte-lacombe-01

© Brigitte Lacombe

fotografia-barack-obama-platon-01

© Platon

fotografia-barack-obama-platon-02

© Platon

fotografia-barack-obama-peter-yang-01

© Peter Yang

Las mil caras de… la Condesa de Castiglione

Curiosa historia la de un personaje legendario como Virginia Oldoini (1837-1899), más conocida como la Condesa de Castiglione, cuya vida guarda también una fuerte relación con el desarrollo primigenio de la fotografía. Nacida en Florencia, hija de una familia perteneciente a la aristocracia de la Toscana, se casó a los 17 años con Francesco Veraris Asinari, Conde de Castiglione. De caracteres muy diferentes, la condesa gustaba de acudir a fiestas, y tenía una personalidad alegre y vitalista.

Convencida por su primo Cavour, primer ministro del rey Victor Manuel de Cerdeña y el Piamonte, acude a París en 1855, con el objetivo de doblegar la voluntad de Napoleón III y conseguir su apoyo para la renunificación de Italia. Allí empezó su leyenda. En París, se convierte en uno de los personajes de la época, centro de todas las fiestas y bailes, a donde acudía junto a su marido, a la que acompañaba, intentando ser siempre de los últimos en llegar. En la capital francesa permaneció ya prácticamente toda su vida, terminando sus días en un apartamento en la Place Vendome, sola, y dicen que con las paredes cubiertas de negro y los espejos tapados para no observar su envejecido rostro.

Y, una vez situados en su biografía, lo que verdaderamente nos interesa es la devoción que sintió la Condesa de Castiglione por su imagen, y el amor que tenía a la fotografía. Durante años estuvo visitando uno de los grandes estudios fotográficos de la época en París, el de Mayer y Pierson, donde Pierre-Louis Pierson la retrató en multitud de poses y escenografías distintas. Una colaboración que duró 40 años, entre 1856 y 1895, y que hubiera fructificado en una muestra en la Exposición Universal de París de 1900, de no ser por su muerte a los 62 años. Al menos, así lo había pensado la Condesa de Castiglione.

Más de 400 fotografías se conservan de ella, interpretando papeles muy distintos, que la propia condesa se encargaba de idear. Para ello, se inspiraba en la pintura, la literatura, el teatro o la ópera, y adoptaba roles que la convertían en taciturna, soñadora, enigmática, apasionada… casi como si fuera una Cindy Sherman del siglo XIX. Incluso, rompiendo las normas de la época, se dejó fotografiar sus pies y piernas desnudas. Unas fotografías donde ella dirige y selecciona, y Pierson sólo se encarga de la parte mecánica de la imagen, en una autoría que podríamos decir que pertenece más a la condesa que al fotógrafo.

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-01

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-02

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-03

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-04

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-05

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-06

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-07

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-08

condesa-de-castiglione-pierre-louis-pierson-09

Las mil caras de… Marilyn Monroe

Marilyn Monroe es uno de los grandes mitos del siglo XX, y tal vez de toda la historia de la iconografía mundial. Pocas personas han significado tanto dentro del mundo del espectáculo, y probablemente, dado el cambio del star-system y de todo lo que rodea a las estrellas, pocas personas podrán alcanzar la relevancia visual que alcanzó la actriz norteamericana.

Aunque la imagen sensual ha sobrepasado cualquier otro perfil que pudiera tener, repasando alguno de los retratos que le hicieron a Marilyn, hemos podido encontrar otras facetas que han permanecido ocultas bajo ese imponente aspecto. Al menos, para el gran público. Y es que en los retratos en blanco y negro de Eve Arnold, aparece una Marilyn relajada, distendida, “convertida en mortal”, pero sin perder un ápice de encanto y conservando su fotogenia. Y en el conocido retrato de Richard Avedon, nos asomamos a la estrella atormentada, triste y solitaria, que acabó terminando con su vida.

En contraste, en los retratos de Sam Shaw, un artesano de la fotografía, nos reencontramos con la imagen, con el icono, con el mito cinematográfico que decoraba las paredes de medio mundo. Aquí todo es lucimiento, brillantez y color, dentro de lo que debe ser una instantánea publicitaria y comercial.

American Masters: Marilyn Monroe

© Ben Ross, 1953

American Masters: Marilyn Monroe
© Ben Ross, 1953

marilyn-monroe-elliott-erwitt-1956

© Elliott Erwitt, 1956

USA. New York. 1956. American actress Marilyn MONROE.

© Elliott Erwitt, 1956

marilyn-monroe-cecil-beaton-1956

© Cecil Beaton, 1956

marilyn-monroe-sam-shaw-1957

© Sam Shaw, 1956

marilyn-monroe-sam-shaw-1957b

© Sam Shaw, 1962

Marilyn Monroe, actress, New York City, May 6, 1957

© Richard Avedon, 1957

marilyn-monroe-eve-arnold-1955

© Eve Arnold, 1960

marilyn-monroe-eve-arnold-b

© Eve Arnold, 1960

marilyn-monroe-eve-arnold

© Eve Arnold, 1961

American Masters: Marilyn Monroe

© Milton Greene, 1962

American Masters: Marilyn Monroe

© Sam Shaw, 1962

American Masters: Marilyn Monroe

© Sam Shaw, 1962

marilyn-monroe-bert-stern-1962

© Bert Stern, 1962

Las mil caras de… Pablo Picasso

En esta sección, seguimos descubriendo las diferentes maneras en las que ha sido inmortalizado un personaje. Si el otro día nos centrábamos en Truman Capote, hoy nos detenemos en uno de los grandes genios del siglo XX, Pablo Picasso. De igual manera, todos los grandes retratistas de la época fijaron su lente en algún momento en el artista español. Y suponemos que no debía ser fácil captar la imagen de una personalidad tan arrolladora y carismática. Y más aún llevarle a tu terreno, y conseguir guiarle para conseguir el retrato que tenías en la mente. Richard Avedon, Yousuf Karsh, Cecil Beaton, Cartier-Bresson, Robert Capa, Irving Penn… cada uno con su estilo. Desde el posado construido de Irving Penn, hasta la naturalidad de Doisneau, Bresson o Capa, pasando por la originalidad del fotógrafo albanés de la revista Life, Gjon Mili.

pablo-picasso-cartier-bresson-1944

© Henri Cartier-Bresson, 1944

pablo-picasso-willy-maywald-1947
© Willy Maywald, 1947

pablo-picasso-herbert-list-1948

© Herbert List, 1948

pablo-picasso-robert-capa-1948

© Robert Capa, 1948

pablo-picasso-robert-capa-1948b

© Robert Capa, 1948

pablo-picasso-gjon-mili-1949

© Gjon Mili, 1949

pablo-picasso-gjon-mili-1949b

© Gjon Mili, 1949

pablo-picasso-gjon-mili-1949c

© Gjon Mili, 1949

pablo-picasso-gjon-mili-1949d

© Gjon Mili, 1949

pablo-picasso-robert-capa-1951

© Robert Capa, 1951

pablo-picasso-robert-doisneau-1952

© Robert Doisneau, 1952

pablo-picasso-arnold-newman-1954

© Arnold Newman, 1954

pablo-picasso-yousuf-karsh-1954

© Yousuf Karsh, 1954

pablo-picasso-lucien-clergue-1956

© Lucien Clergue, 1956

pablo-picasso-fotografo-desconocido-1957

Fotógrafo desconocido, 1957

pablo-picasso-irving-penn-1957

© Irving Penn, 1957

pablo-picasso-richard-avedon-1958

© Richard Avedon, 1958

pablo-picasso-richard-avedon-1958b

© Richard Avedon, 1958

pablo-picasso-cecil-beaton-1960

© Cecil Beaton, 1960

Picasso Duncan photos

© David Douglas Duncan, 1965

NPG x40333; Pablo Picasso by Cecil Beaton

© Cecil Beaton, 1965

pablo-picasso-cartier-bresson-1967

© Henri Cartier-Bresson, 1967

pablo-picasso-gjon-mili-1967

© Gjon Mili, 1967

Las mil caras de… Truman Capote

Hay artistas que nos han legado un trabajo de indudable talento, y una imagen que pervive y pervivirá casi por encima de su obra. En el caso del escritor Truman Capote, todos recordaremos novelas como “Desayuno con diamantes” o “A sangre fría”, o sus relatos y guiones cinematográficos. Pero también, una imagen externa cultivada y dirigida con un sentido de la proyección y el marketing, que convierte a Truman Capote en un adelantado a su tiempo, y precursor del personaje icónico, artista de su obra y diseñador de su externalidad.

El escritor norteamericano era un auténtico manjar para cualquier fotógrafo, dispuesto a participar con la teatralidad necesaria para conseguir un impactante retrato. Y por ello le he elegido para comenzar una serie donde veremos, centrados en un personaje, cómo diferentes fotógrafos han abordado y realizado un retrato de él. Diferentes autores fotográficos, con estilos distintos, enfrentándose al mismo personaje. Y en este caso, casi todos los grandes fotógrafos de diferentes épocas dirigiendo su objetivo hacia Capote, desde Cartier-Bresson a Richard Avedon, pasando por grandes como Cecil BeatonIrving Penn e incluso Andy Warhol.

Aproximadamente, las fotografías siguen un orden cronológico, con las fechas que he podido encontrar. En una de las imágenes, no he conseguido el nombre del autor:

Henri Cartier Bresson, 1947

Cecil Beaton, 1947

Carl Van Vechten, 1948

Irving Penn, 1948

Autor desconocido, 1948

Richard Avedon, 1955

Roger Higgins, 1959

Jane Brown, 1959

Steve Schapiro, 1963

Irving Penn, 1965

Mike Salisbury, 1970

Richard Avedon, 1974

Andy Warhol, 1979

George Rose, 1980

Robert Mapplethorpe, 1981